“Siento que, en cierta manera, todo mi trabajo es provisional: esto quiere decir que, aunque creo en él firmemente, me mantengo receptiva a lo que escucho, aprendo y experimento. Veo todo ello como una dialéctica, como una experiencia cooperativa. La historia del arte feminista –igual que el feminismo en sí mismo– es una cuestión de dar y recibir, de hablar y escuchar.”
Linda Nochlin

La muerte de Linda Nochlin (1931 – 2017) no significa sólo la pérdida de una profesora y escritora que dedicó su vida a la Historia del Arte, sino también la de quien supo ampliar su campo de estudio, aportando nuevas perspectivas de acercamiento y estudio como el feminismo, aspecto por el que se le prestó más atención e interés gracias a que, en 1971, publicó en Art News 69 su ya mítico e imprescindible artículo «Why Have There Been No Great Women Artists?» («¿Por qué no ha habido grandes mujeres artistas?»).

¿Por qué no ha habido grandes mujeres artistas? se plantea, entonces, como una pregunta genuina para la Historia del Arte como disciplina. El enfoque de Nochlin en torno a la misma fue a través de un análisis exhausto en el que demostraba cómo, durante siglos, las estructuras institucionales y sociales habían hecho “imposible para las mujeres” lograr la excelencia artística o el éxito en igualdad de condiciones que los hombres. En este sentido, Nochlin, incidía en cómo nociones como “talento” o “genio” estaban construidas en base a una lógica masculina y blanca.

Asimismo e, influenciada por Orientalismo, el libro de Edward Said publicado en 1978, Nochlin fue una de las primeras historiadoras del arte en aplicar dichas teorías en artículos como «The Imaginary Orient» (1983) en el que proponía que el Orientalismo propio de artistas de la Francia colonial del siglo XIX como Eugene Delacroix debían entenderse y leerse desde una perspectiva “de estructura de poder particular desde donde estos tenían la capacidad de surgir.”

Linda Nochlin, nacida Linda Weinberg, nació en Nueva York en 1931, donde estudió una maestría de Inglés en la Universidad de Columbia en 1952. Después de trabajar en departamentos de historia del arte en el Vassar College, la Universidad de Yale y en el Centro de Graduados de la City University de Nueva York junto a Rosalind Krauss decidió asistir al New York University’s Institue of Fine Arts para terminar su tesis en historia del arte e impartir clases hasta 2013. Courbet fue el motivo central de su investigación, hecho que le llevó a escribir en torno al artista realista francés y la manera en que representaba a las mujeres de clase obrera hasta co-comisariar una exposición del mismo en el Brooklyn Museum en 1988.

Linda Nochlin dando clase en el Vassar College en 1959.

Otras publicaciones destacadas de Nochlin son Realism (1971); Women, Art and Power, and Other Essays (1988); The Politics of Vision (1991); The Body in Pieces: The Fragment as a Metaphor of Modernity (2001); y Bathers, Body, Beauty (2006). Más allá de la retrospectiva de Courbet en 1988, Nochlin organizó otras muestras como “Women Artists: 1550 – 1950” en Los Angeles County Museum of Art junto a Ann Sutherland Harris en 1976 o “Global Feminisms: New Directions in Contemporary Art”, muestra que comisarió junto a Maura Reilly en el Center Elizabeth A. Sackler for Feminist Art del Brooklyn Museum en 2007.

La muerte de Linda Nochlin debe impulsarnos, todavía más, a tomar su legado como testimonio. A recuperar sus preguntas y sus inquietudes para, más allá de seguir explorando en ellas, ser capaces de ampliarlas, de conseguir que nos hagan surgir otras nuevas preguntas ante el convencimiento constante que debemos tener de que la Historia del Arte no es una disciplina estanca sino, más bien, una fuente de recursos para la formulación de nuevas preguntas y perspectivas desde donde ver la totalidad del mundo.