El historiador del arte José Milicua ha fallecido a los 92 años tras toda una vida dedicada a la investigación académica y al mundo del arte. Catedrático emérito de Historia del Arte de la Universidad de Barcelona y vocal del patronato del Museo Nacional del Prado desde 1993, Milicua fue un experto en la pintura caravaggista y ayudó y organizó diversas exposiciones de pintura, su gran pasión. Una pasión que le llevó a detectar y defender la autoría de piezas de los fondos del Prado, como un valiosísimo George de la Tour y un peculiar José Ribera de juventud. Un trabajador constante que publicaba con regularidad desde mediados de los 50, una labor que ha continuado haciendo prácticamente hasta el final.