El fotógrafo almeriense Jorge Rueda falleció el pasado 17 de noviembre. Considerado uno de los representantes españoles del surrealismo fotográfico, utilizó en su trabajo la técnica del fotocollage para crear composiciones oníricas y sorprendentes. En sus obras la hibridación es una constante que mantuvo y mejoró con el paso de los años, con una estética kitsch y colorista y una predilección por el retrato de personajes inverosímiles. Para Almería es un referente dado que participó activamente de su vida cultural, no sólo con la creación de revistas como Nueva Lente en los 80, sino por su asociación con el proyecto Imagina y la creación del CAF donde expuso en varias ocasiones y donde se le recuerda con cariño y devoción. Fue precisamente en este centro donde se llevó a cabo su última retrospectiva HUMAN, un repaso por toda su obra desde 1970 hasta el 2007.