El director de cine Jesús Franco ha fallecido el pasado 2 de abril. Considerado el rey del cine de serie B, amante de las historias de vampiros sensuales y promiscuos, de los arquetipos del género de terror o de las sagas de aventuras, se inició en el cine en 1959 con el film Tenemos 18 años. Desde entonces su labor fue imparable, autor de cerca de doscientos títulos, colaborador de Orson Welles, influencia de Quentin Tarantino y, en general, creador imparable y ansioso, amante de la libertad, la diversión y la cultura popular. Para el recuerdo quedan ahora su excepcional visión del cine y de la vida así como varios títulos impagables: Las vampiras, Gritos en la noche, El castillo de Fu-Manchú o El sexo está loco.

El director de cine Jesús Franco, también conocido como Jess Franco, ha fallecido el pasado 2 de abril en Málaga debido a un ictus. Considerado el rey del cine de serie B, amante de las historias de vampiros sensuales y promiscuos, de los arquetipos del terror o de las sagas de aventuras, se inició en el cine en el año 1959 cuando rodó su primer film titulado Tenemos 18 años. Desde entonces su labor fue imparable, autor de más de doscientos títulos rodados en todo el mundo, colaborador de Orson Welles, influencia de Quentin Tarantino y en general, creador imparable y ansioso, amante de la libertad, la diversión y la cultura popular. Su obra y su legado han sido reconocidos en el extranjero, la Academia francesa le rindió homenaje en 2008, antes incluso de que se le concediera en Goya de Honor en nuestro país. Para el recuerdo queda su visión del cine y de la vida así como títulos impagables como Venus in furs, Las vampiras, Gritos en la noche, El castillo de Fu-Manchú o El sexo está loco.