A los 80 años, después de una larga enfermedad, fallece Hans Hollein (Viena, 30 de marzo de 1934 – Viena, 24 de abril de 2014) el más importante arquitecto austriaco del siglo XX. Arquitecto y diseñador, estudió en Viena y en Chicago y posteriormente Berkeley, fue alumno de Mies Van der Rohe, y el cuidado por los detalles, por la perfección en los formatos le hace destacar como el último gran arquitecto postmodernista. Desde la creación de una tetera hasta la de un edificio como el museo de Francfort tenían para él un proceso similar, en el que la calidad y la sorpresa, la variedad de materiales y la valentía ante la adversidad formal y coyuntural eran la marca de un estilo sin duda ecléctico y atrevido. Aunque su primer éxito y una cosntante en su trabajo fue a raíz de la creación de pequeños comercios. Hollein es el único ganador del premio Pritzker de origen austriaco y su obra se dispersa por todo el mundo, desde Alemania a Estados Unidos, pues fue un fiel participante en concursos de grandes proyectos a lo largo de todo el mundo.