El artista estadounidense Cy Twombly ha fallecido a la edad de 83 años en Roma. Twombly vivía en Italia desde 1957, país del que se enamoró en un viaje de junventud que llevó a cabo con su amigo Robert Rauschenberg. Twombly ha ocupado su lugar en la historia del arte como uno de los principales expresionistas abstractos, el único que permanecía vivo y, sin embargo, Twombly realizaba una pintura mucho más sensual que la llevada a cabo por sus coetáneos, influido quizás por la luz y la vida del Mediterráneo así como por su cultura y las civilizaciones que lo han poblado. Admirador de Catulo, de Rilke, de Ezra Pound o Rumi, entre otros, en ocasiones volcaba sus versos en sus pinturas llenas de color, realizadas con preciosismo, con vida, materia, con fuerza. El hecho de apartarse de los Estados Unidos cuando el estilo que practica estaba en su punto máximo de ebullición fue toda una declaración de intenciones, una decisión que le costó críticas y una mayor dificultad para ocupar el lugar artístico que le correspondía y que, a lo largo de los años, finalmente vio llegar. Era poco amigo de la vida pública, rara vez concedía entrevistas y al hacerlo, como en la que concedió a Nicholas Serota en 2008 antes de una monográfica en la TATE, no hacía sino ratificarse en sus decisiones y recalcar su amor por la libertad y por su vida fuera de las ataduras y los compromisos del arte. A lo largo de su dilatada trayectoria se le hicieron múltiples exposiciones monográficas, la última de todas está prevista para septiembre. Una muestra en la colección Lambert de Avignon sobre su faceta como fotógrafo El tiempo recobrado, Cy Twombly fotógrafo y artistas invitados. Un último adiós a este artista que contribuyó a cambiar el rumbo del arte del siglo XX.