Ha fallecido, a los 83 años de edad, el fotógrafo Bert Stern. Muchos le recordarán por haber realizado algunas de las imágenes más icónicas de Marilyn Monroe, retratos erotizados y provocadores que, para más morbo, son de las últimas instantáneas que se le realizaron a la actriz antes de su suicidio en 1962. Monroe no fue la única estrella a la que Stern capturó con su cámara, la icónica imagen de Sue Lyon como “Lolita” se la debemos a él, pero también los retratos -el género que por autonomasia le definía- de Audrey Hepburn, Elizabeth Taylor, Natalie Wood o Truman Capote por poner algunos ejemplos. Perteneciente a una generación de grandes autores como Richard Avedon o Irving Penn, Stern nunca sobresalió como ellos, quizás por su intensa y desenfrenada biografía y a pesar de sus innovaciones y logros formales como prueban las imágenes que llevó a cabo en el ámbito de la publicidad con escandalosas y revolucionarias campañas para el vodka Smirnoff o Polaroid.

Imagen: Retrato de Bert Stern.