El artista gráfico, humorista, escritor, y “r” minúscula en la Academia de la lengua Antonio Mingote, encargado durante décadas de poner la nota de humor a la actualidad con sus dibujos e ilustraciones, ha fallecido el 3 de abril a los 93 años de edad. Brillante, incisivo, tierno… sus creaciones han ilustrado periódicos (la primera vez en 1932, en el suplemento infantil Gente Menudad del diario ABC), grandes obras de la literatura como El Quijote o Los ilusos de Azcona y, además, sus propias novelas gráficas como Pequeño planeta (1957), Al cielo iremos los de siempre (1985) o El Mus (1995) entre otras muchas. Participó en revistas que marcaron época como La Codorniz, no cesó en la experimentación del color, las texturas, los materiales otorgando a sus dibujos una apariencias no sólo característica de su buen hacer sino absolutamente pionera y novedosa. Un creador total, amante de Madrid -ciudad que le acogió- y, sobre todo, una persona ilusionada y vital, capaz de encontrar el humor entre “la hojarasca” de la realidad.