El Premio Kandinsky, instaurado en 2007 por la Fundación ArtChronika, desde es el galardón más prestigioso del arte contemporáneo ruso. En esta edición había seis finalistas y se ha decidido, excepcionalmente, elegir a dos ganadores en la modalidad de Proyecto del año. De este modo compartirán los 40.000 euros del galardón el colectivo AES+F y Grisha Bruskin. Allegoria Sacra es la pieza por la que han sido elegidos AES+F, un trabajo que supone la culminación de un proyecto en tres partes (sobre el cielo, el infierno y el purgatorio) antecedido por las obras Last Riot y The Feast of Trimalchio. En cuanto a Bruskin, ha sido su obra H-HOUR Sculpture project una colección de esculturas que representan e indagan en conceptos como el antagonismo, el enfrentamiento y en la idea del enemigo como representación y mitología cultural.

En cuanto al premio al artista joven del año (sólo para menores de 35) se le ha otorgado a Dimitri Venkov que recibirá 10.000 euros por Mad Mimes, un vídeo con el que el artista propone un estudio antropológico sobre una población ficticia que sobrevive en las afueras de Moscú recogiendo basuras.

Imagen: Grisha Bruskin. H-HOUR Sculpture project, 2012.