El sonido es uno de los elementos más evocadores que existen. La capacidad de escuchar y sentir, incluso el silencio, es una cualidad de la que no todo el mundo puede hacer gala. Aun más los elementos sonoros provenientes de la naturaleza y los animales. Y de esto sabe mucho Bernie Krause, el músico pionero en incorporar paisajes sonoros naturales como un componente integral de la orquestación, que ha almacenado más de 5.000 horas de grabaciones de los hábitats silvestres y ha dedicado su vida a conocer y dar a conocer la diversidad, la complejidad y la extrema belleza del mundo acústico animal que él llamó biofonía. Ahora, la obra de Krause, ha sido la inspiradora de la exposición Le Grand Orchestre des animaux en la Fundación Cartier (Francia), que se podrá ver desde el 2 de julio hasta enero del año que viene. Con más de 15.000 especies grabadas, su trabajo nos muestra que cada una de ellas tiene su propia firma acústica. La exposición, tanto visual como sonora, nos ofrece vivir una experiencia intensa y salvaje, a través de representaciones contemporáneas de artistas de Asia, África, América y Europa. Pinturas, fotografías, vídeos y dibujos se combinan para reflejar la relación que cada artista posee con los animales con una premisa clara: crear conciencia sobre la destrucción de la fauna –cada vez más amenazada– y el ecosistema en general.

Para la realización de la exposición se ha jugado mucho con cada uno de los espacios de la Fundación Cartier. De esto modo, se distribuyen las obras de cerca de veinte artistas por todas las salas de la planta baja. Los arquitectos Mauricio Rocha y Gabriela Carrillo han sido los encargados de crear una escenografía circular de ladrillo de arcilla coincidente con la forma de una orquesta en la primera estancia, en la que se muestran fotografías, pinturas y dibujos. El recorrido continúa por la sala grande en la que se podrán ver los vídeos de los cineastas Raymond Depardon y Claudine Nougaret y escuchar las grabaciones del propio Bernie Krause. Finalmente, en el espacio pequeño se ha colocado lo invisible a simple vista, lo referido al plancton y que resulta esencial para la supervivencia de la vida marina. Aquí se podrán ver fotografías de Christian Sardet y una combinación de imágenes con vídeo acompañado de la música de Ryuichi Sakamoto. La belleza animal, su silencio, su naturaleza enigmática, su lenguaje inaudito, ha encontrado su lugar en Francia con esta exposición que ofrece una nueva oportunidad para desarrollar una sensibilidad salvaje.

(Le Grand Orchestre des animaux, en Fundación Cartier, Francia. Del 2 de julio de 2016 al 8 de enero de 2017)