Tocar, no Tocar, una exposición en la que, efectivamente como indica su título, las piezas se pueden tocar. Una muestra que llama la atención por la elegancia y la belleza ruda de las esculturas de Étienne Krähenbühl en las que el movimiento y el sonido son capaces de hipnotizar al espectador. Sus esculturas son fruto de un profundo estudio y experimentación con diversos materiales. Hasta el mes de noviembre en la galeria Joan Gaspar de Barcelona.

Imagen: Étienne Krähenbühl. Detalle exposición Tocar, no Tocar, 2012. Joan Gaspar, Barcelona.