Son muchos los artistas que gracias a realizar una extensa producción obtienen un gran reconocimiento de manera póstuma. En vida son pocos los que los recuerdan, su obra no se expone, no se habla de ellos… Pero es tras morir cuando afloran y proliferan las exposiciones dedicadas, se estudia y analiza su obra. La Fundación Juan March inauguró el pasado 2 de junio la muestra sobre uno de estos artistas: Esteban Lisa. Esta exhibición, bajo el título Esteban Lisa: el gabinete abstracto, forma parte de una serie de exposiciones para presentar el universo artístico de algunos nombres de la plástica latinoamericana del siglo XX. La exposición podrá verse hasta el 3 de septiembre, se presenta en el Museo de Arte Abstracto Español en Cuenca –antes lo hizo en la Fundación Juan Marcha de Palma y, posteriormente, viajará al McMullen Museum of Arte del Boston College–, y mostrará una selección de 37 obras que el artista realizó entre 1930 y 1968.

Esteban Lisa figura como una de los primeros representantes de la abstracción latinoamericana del siglo XX, corriente que a partir de los años 30 estuvo muy viva en el centro y el sur del continente americano. Pintó sobre todo óleos sobre papel y cartón, con la utilización de un soporte modesto. Pasó de realizar bodegones figurativos y explorar la representación a través de composiciones geométricas y hasta llegar a parar a una de las primeras abstracciones derivadas del cubismo de ahí hasta el lirismo expresionista de sus últimas composiciones. Esteban Lisa está considerado como uno de los pioneros del expresionismo abstracto en Latinoamérica junto a Joaquín Torres-García, Emilio Pettoruti o Juan del Prete. La muestra se expone con un orden cronológico y de manera cuidada, además está acompañada de la publicación de un catálogo en el que se profundiza sobre la figura del artista.

(Esteban Lisa: el gabinete abstracto en Museo de Arte Abstracto Español, Cuenca. Desde el 2 de junio hasta el 3 de septiembre de 2017)