“El sonido también ocupa espacio”, decía Marcel Duchamp. Pero la inclusión del sonido, del arte sonoro, en los centros y museos no ha sido, ni mucho menos, una tarea fácil. La entrada de este en los museos se posiciona como una novedad para espacios que hasta casi los años 60 se mantuvieron inalterados y que no buscaban arriesgarse en sus propuestas. Igual que ocurrió con el videoarte, incluir el sonido en las exposiciones suponía todo un reto y muchos de los espacios han debido de ajustar sus colecciones. En España, la presencia del arte sonoro en exposiciones aún es escasa –también lo es en el coleccionismo–, no obstante sí hay algunas manifestaciones como Los Encuentros de Pamplona de 1972 y, más recientemente, la exposición que realizó la Fundación Juan March o el programa de radio Ars Sonoro, dirigido por José Iges. Y, precisamente, es este último, José Iges, el comisario de la nueva exposición que acoge el Museo Patio Herreriano sobre el arte sonoro, bajo el título espacio.sonido.silencios. La muestra se inauguró el pasado 8 de junio y podrá visitarse hasta el 27 de agosto; asimismo, durante estos meses se realizaran actividades relacionadas con esta disciplina artística.

Se trata de una exposición colectiva que acoge obra de los artistas: Óscar Abril Ascaso, María de Alvear, Javier Ariza Pomareta, Ricardo Bellés, José Manuel Berenguer, Bosch & Simons, John Cage, Philip Corner, Nacho Criado, Francisco Felipe, José Iges, Concha Jerez, Tom Johnson, Kepa Landa, Pedro López, José Maldonado, Belma Martín, Juan Muñoz, Baudouin Oosterlinck, José Antonio Orts, Eduardo Polonio, José Antonio Sarmiento, Miguel Ángel Tolosa, Vacca e Isidoro Valcárcel Medina. Con esta muestra el objetivo principal es visibilizar el arte sonoro a través de objetos, soportes de audio, dibujos u otros materiales, haciendo especial hincapié en los trabajos recientes de algunos de estos autores; la exhibición ocupa tanto las salas, como los patios y los claustros del museo, y se posiciona como toda una experiencia sonora para el visitante. José Iges ha señalado que todas las obras tienen como referencia el sonido, manifestado de diferentes formas, incluso el silencio. También se destaca la importancia del espacio, que actúa también como contenedor de sonido. Los trabajos que se han seleccionado van desde esculturas u objetos hasta obra gráfica; algunos evidencian el silencio, otros proponen escuchas desde diversas instalaciones, etc. La muestra, precisamente, está divida en tres grandes apartados que los anticipa el propio nombre de la exposición: Silencios Habitados por un lado, El sonido y sus soportes por otro, y finalmente Exploración de espacios. 

(Espacio. sonido. silencios en Museo Patio Herreriano, Valladolid. Desde el 8 de junio hasta el 27 de agosto de 2017)