La Fundación Mapfre inaugura una nueva sala expositiva en Madrid, Espacio Miró. En ella, y de manera permanente, se presentan más de sesenta obras del artista Joan Miró. En sus más de seis décadas de trabajo, mantuvo siempre su espíritu innovador. Consagrado como uno de los artistas más relevantes del siglo pasado, Miró entendía su trabajo como una herramienta contra el conservadurismo, un arma para el cambio social. Su obra se entendía como un arte para el uso y disfrute del pueblo. Murales, cerámicas y esculturas para espacios públicos. Miró se vio influido por el esquematismo primitivo y la tradición popular, pero también por campos tan variados como la caligrafía asiática o el grafiti urbano, creando un mundo fantástico, personal y auténtico de vibrantes manchas negras e inmensos colores primarios. Su obra transmite la elocuencia y el sentido a través de sus composiciones, representando el mundo real, cargado de poesía.

Este nuevo espacio se entiende como un adelantamiento en el universo artístico de Miró, un descubrimiento del color, el simbolismo y la armonía entre lo constante y lo etéreo. Un acercamiento a la obra del artista que influyó en el trabajo de los pintores americanos de mediados de siglo pasado, un asesino de la pintura, como él mismo definía su obra.

(Espacio Miró en Fundación Mapfre. 14 de diciembre de 2016)