VÍDEO

El 15 de julio de 2015 el sueño de Cai Gou-Qiang se hizo realidad. Tras tres intentos previos fallidos, el artista chino construyó una escalera al cielo y de ese modo unió la Tierra con el Universo. Tras intentarlo en Reino Unido, Shanghai y Estados Unidos, Gou-Giang logra su reto personal -que llevaba persiguiendo desde los 90- en la isla Huiyu de China, su tierra natal. Un conjunto de fuegos artificiales que van formando los peldaños de una escalera y que iluminaron el cielo. El sistema que utilizó fue atar las guías de los fuegos artificiales a un globo que se elevaba a la altura de medio kilómetro -500 metros- de altura. Este proyecto se le ocurrió al artista en una visita a Israel, en donde mantuvo una conversación con un rabino. Este le contó que había personas que deseaban ser enterradas en el valle de Jerusalem porque aseguraban que antes del Apocalipsis una escalera emergería de allí y serían las primeras personas en llegar al cielo.

Kevin Macdonald creó para la plataforma Netflix un documental que repasa la vida del artista oriental a través de la creación de Sky Landder, convirtiendo este proyecto en el argumento central de la filmación. Recientemente, Cai Gou-Qiang ha sido elegido para el programa ACCIONA del Museo del Prado, en el que realizará una serie de obras relacionadas inspiradas en El Greco y su viaje desde la tierra natal de esta hasta Toledo. Además, un de estas obras será elaborada en directo para todo aquel que quiera acercarse a verlo.