La versión más crítica del pop art tuvo en España como máximos representantes a uno de los grupos más destacados de la llamada nueva figuración, el Equipo Crónica. Se constituyó en 1964 con tres artistas valencianos, Rafael Solbes (1940-1981), Manuel Valdés (1942) y Joan Antoni Toledo (1940-1995), aunque este último abandonaría el grupo a los pocos meses. El año de disolución, 1981, se toma en referencia a la muerte de Solbes. Hasta ahora habíamos asistido a varias exposiciones del grupo, como la que organizó el IVAM en 1989 y que luego viajaría al Museo Reina Sofía, y que se centraban en su etapa productiva; ahora, el Museo de Bellas Artes de Bilbao, con el patrocinio de BBK Fundazioa presenta una muestra retrospectiva que abarca todo el grueso del trabajo de Equipo Crónica con obras de colecciones públicas y privadas. Cerca de 150 piezas entre esculturas, pinturas, grabados, carteles y documentación gráfica, incluyendo algunas obras de la etapa de Estampa Popular de Valencia, donde participaron antes de formar el Equipo Crónica. El comisario de la muestra no podría ser mejor, Tomas Llorens, que elaboró los textos que en su día sirvieron como base teórica al grupo, junto a Boye Llorens Peters. Las tintas planas, el trabajo en serie y la apropiación de imágenes los medios de comunicación, dieron al grupo una seña de identidad propia que les relacionaba directamente con el pop art pero con una crítica a la situación social del momento en España. (Equipo Crónica, Museo de Bellas Artes de Bilbao. Del 10 de febrero al 18 de mayo de 2015).


Imagen: Equipo Crónica. Pintar es como golpear, 1972.