Ayer se anunció que el comisario de la edición de 2015 de la Bienal de Venecia será el conocidísimo Okwui Enwezor. Enwezor, nacido en Nigeria en 1963, es un experto en el desarrollo de este tipo de eventos. Fue comisario en 2002 de Documenta, una de las citas fundamentales del mundo artístico, y puso en marcha la corta, pero recordada, Bienal de Johanesburgo. También se hizo cargo de la Trienal de París (2012), la Bienal de Gwangju (2008), en Corea del Sur, y la ya desaparecida Bienal de Sevilla (2007). Con este encargo ya sólo le quedaría esperar a que le llamen para comisariar la Bienal de Sao Paulo, la tercera en importancia después de Documenta y Venecia. Director de la Haus der Kunst de Münich desde 2011, lo que ha caracterizado las exposiciones de Enwezor es una aproximación multicultural y global perfecta para este tipo de eventos y que, de algún modo, continuaría la línea iniciada por el joven Massimiliano Gionni en la recientemente clausurada Bienal de Venecia de este año, que recordaba a los planteamientos de la legendaria Magiciens de la Terre de Jean-Hubert Martin. Normalmente ha contado con un equipo de comisarios que colaboran con él en el desarrollo de los proyectos por lo que es probable que continúe con este sistema de trabajo y pronto anuncie la creación de un grupo de trabajo para enfrentarse a este evento, la bienal más antigua de las que todavía se organizan.