Realizada por Avis Berman el 10 de abril de 1970 para los archivos del MOMA

AB: Cuando era una adolescente ¿Cuáles fueron sus primeros contactos o experiencias con el arte?

IS: Es difícil definir esto. Mi padre tenía unas cuantas pinturas que creo que eran muy buenas, pero no comerciales (Risas). Por otro lado, era parte de la educación de una joven de aquella época, el acudir a museos o leer sobre algunos artistas y sus obras. Así que fui a ver muchos museos importantes. Sabia que todo aquello era algo valiosísimo, y que no lo era no sólo para mi, por lo que pronto empezó a gustarme mucho.

Recuerdo la primera vez que siendo muy pequeños mis padres nos llevaron a Venecia y nos volvimos locos de entusiasmo y placer. Salimos corriendo de la estación y queríamos saltar los canales para ver las iglesias. Más tarde nos llevaron a Roma, a los museos Vaticanos y todo eso. Por lo que recibí cierta educación, aunque no fuera muy profunda ni especializada.

Otro hecho importante para mi fue que, cuando tenía ocho años, fui a Viena con mi madre y mi hermana. Mi hermana tenía cuatro años más y quería ir de compras con mi madre ¿qué iban a hacer conmigo? (Riéndose) Por lo que decidieron llevarme al museo y dejarme mirando y dando una vuelta. Ahora me emociono de esa primera vez en la que pude mirar por mí misma, en que pasé un tiempo sola con todas esas obras de arte tan importantes para mí. Es uno de mis mejores recuerdos y cuando regreso a Viena y a todos esos museos me emociono mucho porque por supuesto ahora no veo las obras como las veía entonces, pero todavía siento que son maravillosas como lo sentía entonces. (…)

AB: Cuando realizaba esos viajes ¿recuerda qué tipo de arte o de obras le gustaban más?

IS: En Viena me gustaron los Velázquez y por supuesto Tiziano. En París había Rubens enormes pero esos me costaban un poco más –no porque las mujeres fueran gordas, porque las encontraba muy atractivas, pero quizás eran demasiado grandilocuentes para mi.

AB: ¿Qué tipo de arte compraba su padre?

IS: Artistas menores, impresionistas menores, pero no recuerdo nombres concretos.

AB: A su madre ¿le interesaba el arte?

IS: Sí, pero por aquel entonces estaba bastante enferma y solíamos ir a los museos con la gobernanta.

AB: ¿Prestaba atención al arte actual de su época?¿Veía arte contemporáneo de pequeña?

IS: No, no sabía nada de eso. Yo no estaba en sintonía.

AB: Tras casarse con Leo Castelli ¿aumentó su implicación con el arte?

IS: Tradicionalmente un hombre compra un anillo a la mujer con la que va a casarser pero yo no quería eso, así que fuimos a una galería, la primera galería que visitaba en Viena, en la que había una muestra de acuarelas y elegí una de Matisse en lugar de un anillo. Esa fue mi entrada en el arte moderno, de algún modo (…)

Continuará…

Traducido por EXIT-Express.com

Imagen: Andy Warhol. Ileana Sonnabend, 1973. Cortesía de la Sonnaben Gallery, Nueva York.