Vista su actividad, más que una coleccionista usted puede ser considerada una mecenas, ya que encarga obras específicas a artistas concretos, llegando a implicarse bastante en el proyecto. ¿En qué se diferencia la actividad de un coleccionista de la de un mecenas?


Creo en un nuevo tipo de coleccionista que prefiere encargar obras a artistas que conoce y valora. Es un grado más profundo de compromiso en muchos aspectos y mucho más agradable. Naturalmente, continúo comprando en ferias y galerías, pero de una forma mucho más modesta que antaño, dado que prefiero invertir el dinero y el tiempo en los proyectos que desarrollamos en la fundación. Llevamos a cabo proyectos que, de otro modo, no verían la luz, no sólo debido a consideraciones financieras, sino también por la dificultad de su naturaleza. Es importante señalar que muchos de nuestros encargos tienen que ver con la performance. Me encanta encargar a los artistas que trabajen en óperas o en proyectos de performance musical…


Además del entusiasmo que no dudo usted le pone a cada proyecto, me gustaría saber cuál es su cometido… ¿Nunca ningún artista le ha dicho que se entrometía en su trabajo?


Hasta ahora nunca he molestado a ningún artista, ¡sólo a los marchantes! Los encargos son un proceso y nosotros facilitamos la realización del sueño de un artista que sería muy difícil hacer realidad dado su escaso o nulo valor comercial y sí, el potencial de molestar a mucha gente, ¡lo cual la mayoría de las organizaciones temen hacer! Creo que si queremos ser innovadores, tenemos que correr los mismo riesgos que los artistas, y por ello también nosotros nos comprometemos con valor y optimismo. Esta es nuestra identidad y es por los proyectos valientes por lo que somos más conocidos.


En España conocemos en gran parte su actividad relacionada con el sector del arte gracias a su apellido, pero en realidad su fundación con sede en Viena lleva ya unos cuantos años de recorrido…


La fundación se constituyó en 2002 y se ha convertido en una institución artística independiente más que en un simple depósito de obras de arte. Promovemos las prácticas artísticas de tipo arquitectónico y también organizamos exposiciones en todo el mundo, realizamos muchos préstamos y colaboramos con las bienales. En la actualidad estamos intentando encontrar una sede más permanente y por ello estamos investigando nuevos modelos de museo. Esperamos dividir la colección entre dos o tres lugares con uno predominante y España es, sin duda, una opción como posible ubicación (…)

Continúa en EXIT Express #46, Octubre 2009.

Imagen: Vista de la colección Thyssen-Bornemisza en el Mori Art Museum.