Fiona McLaren, una enfermera escocesa de 59 años, decidió hace uno días vender un cuadro que llevaba años colgado en una granja familiar. McLaren mostró la obra a un tasador, y podría tratarse de una obra de Leonardo Da Vinci. De ser así, el lienzo tendría unos 500 años de antigüedad, y podría alcanzar los 100 millones de libras. Robertson ha llevado el cuadro a Londres para que sea estudiado por especialistas en el maestro italiano. En 2013 la obra viajará a la Universidad de Cambridge, y es probable que a lo largo del año puedan dar un veredicto sobre la autenticidad de la pintura. En el reverso del cuadro se ha hallado una bula papal atribuida a Paulo V.