La editorial Akal publica En torno a lo visible. La fuga de las artes plásticas del artista y doctor en Artes plásticas y Ciencias del arte por la Universidad de Paris I Jorge Quijano Ahijado. Con un texto que se mueve entre la práctica artística y la reflexión filosófica, Quijano se propone escribir sobre las artes plásticas y desde ellas, creando un paralelo entre la plasticidad -la transformación de la materia mediante la manipulación para fines estéticos- y el ejercicio de escritura -que al aplicarse a las artes plásticas debe contener una finalidad estética. Recorre así conceptos como el espacio, la materia o el otro, y se detiene en dos cuestiones problemáticas como son el aura y la seducción. A partir de una concepción de la perspectiva condicionada por la noción de “interface” -un lugar de paso, de choque, de intercambio- y de un a priori donde, en el espacio público, el sujeto es el “punto de fuga de una multitud de perspectivas”, el libro trata de explicar la representación pictórica del punto de fuga convirtiendo la propia fuga en metáfora de la desaparición de las cosas y del sinsentido del arte contemporáneo y su porvenir.
Organizado en dos partes, cada sección del libro se corresponde con un estado de la práctica. Así, “Tiempo e identidad” sigue un enfoque histórico para analizar los sistemas de representación desde las épocas clásicas hasta los tiempos de la alta tecnología, y el proceso de emancipación de la pintura con respecto a su modelo. Desde Kant y Hegel hasta Lyotard o Bourriaud, Quijano traza un recorrido a lo largo de los sistemas que articulan la representación para terminar apuntando hacia un individuo -y una tecnología- que debe articular ese mismo sistema de representación en el que está inmerso. Por su parte, “La deriva pictórica” sigue un análisis fenomenológico para acercarse al funcionamiento de la mirada y reflexionar sobre lo visible -y la herencia científica que toma al objeto visible como el objeto de conocimiento. Quijano vincula lo visible a la situación del individuo, y a la paradoja que se produce cuando, frente a un objeto aparentemente material, de pronto, se percibe su inconsistencia. Como indica el autor, esto no es más que la prueba del carácter ambiguo de las artes plásticas: ser y no ser un campo del saber científico.