Para Jeanne de Petriconi, la escultura es poesía tridimensional. Esta artista, entre la arquitectura y la escultura, expone en la Galería Gurriarán de Madrid, su proyecto Elogio de la locura, un conjunto de esculturas inspiradas en las pinturas de El Bosco y en las aportaciones de los científicos alemanes Ernst Haeckel y Karl Blossfeldt y su fotografía botánica.

Sus esculturas imitan a organismos marinos, animales fantásticos que podrían haberse extraído del cuadro El Jardín de las Delicias: formas eróticas, sensuales, llenas de instinto y al mismo tiempo, belleza y orden . Una metáfora de la mente del ser humano y la dicotomía entre razón y contradicción. “Mi propósito es crear un paralelismo entre la arquitectura y la anatomía para bascular hacia formas abstractas, ambiguas, metafóricas” explica Petriconi, becada en Finladia y Suiza y cuyos trabajos han sido premiados con el Best Young Artist en el Arte Laguna Prize (Arsenal de Venecia), y  las Pépinières Européennes pour Jeunes Artistes, Québec.

Cortometraje dirigido por Guillermo G. Peydro sobre la escultura Architectomie#1 de Jeanne de Petriconi.

 

(Jeanne de Petriconi. Éloge de la folie. Galería Gurriarán, Madrid. Desde el 26 de enero de 2016)