Desde los años sesenta, la evolución, desarrollo y posterior implantación de la tecnología, especialmente Internet, ha sido un tema de debate y análisis por parte del Arte. En la Whitechapel de Londres dedican un extenso programa a revisar el impacto de las tecnologías en el arte. Más de cien obras y más de 70 artistas estarán presentes en esta muestra, cuyo orden estará invertido, comenzando por las obras y proyectos realizados en los años 2000 hasta terminar con las primeras influencías en los sesenta.

El título de la exposición, Electronic Superhighway, es un término acuñado por el video artista coreano Nam June Paik, que supo intuir la huella que dejaría la tecnología. En la muestra se exhibirán algunas de sus obras más importantes, Internet Dream (1994) o Good morning, Mr. Orwell, basada en la novela del escritor inglés y su visión distópica y dictatorial del futuro. Una exposición que repasará temas como la representación del cuerpo de la mujer en Instagram, un proyecto de Amalia Ulman, la pintura digital de la mano de Celia Hempton y Albert Oehen, la película Germns (2013) de Rachel Maclean, la presencia de la teelvisión en nuestras vidas de Lynn Hershman Leeson, la música y la tecnología junto a Luke Fowler y Mark Fell, Harun Farocki y su proyecto Parallel I–IV sobre el realismo de los videojuegos y un largo etcetera de artistas.

(Electronic Superhighway, Whitechapel Gallery. Desde el 29 de enero hasta el 15 de mayo de 2016.)