En su pintura se unen formas abstractas, una expresividad única, colores vibrantes… Eugene Delacroix no es solamente uno de los maestros de la pintura del s.XIX sino que se convirtió en el referente de otros grandes como Van Gogh, Gauguin, o los vanguardistas Kandinsky o Matisse. Un lenguaje propio con el que el pintor francés lideró el Romanticismo pictórico.

Ahora la National Gallery le dedica una muestra, Delacroix and the Rise of Modern Art, en la que además de sus cuadros, se podrá seguir la vida y desarrollo del pintor mediante sus diarios y un diálogo con sus referentes. Desde que en 1822 expusiera en el Salon de Paris su obra The barque of Dante, las críticas hacia su técnica, rupturista y novedosa, agraviaron enormemente su imagen y reputación que se vio compensada tras su muerte.

A lo largo de los meses de marzo, abril y mayo, el Museo organiza de forma paralela un programa cultural que completa la obra y vida de Delacroix con charlas sobre el uso del color en sus obras, el estilismo de sus persoanjes, el arte moderno y su obra, la influencia oriental o un ciclo de conciertos con música de Chopin.

(Delacroix and the Rise of Modern Art, National Gallery, Londres. Hasta el 22 de mayo de 2017)