Resumir la obra de Jose María Yturralde a conceptos como el espacio, el vacío, la geometría, es reducir al mínimo la trayectoria de uno de los artistas más relevantes del panorama español actual. El Centro de Arte Contemporáneo de Málaga no ha perdido la oportunidad de mostrar las obras que Yturralde ha creado en los últimos años especificamente para el museo. En este periodo, el pintor conquense (1944) ha investigado las posibilidades de los contrates cromáticos y sus transiciones.

Bajo el título Transfinito, Yturralde reflexiona sobre conceptos como el universo, los límites del espacio y su medición a través de las matemáticas. Desde sus primeras exposiciones en los años setenta, Yturralde se ha mostrado especialmente interesado en la relación entre el mundo matemático -recordemos su paso por el Centro del Cálculo de la Universidad Complutense de Madrid en 1968 y por el Instituto de Tecnología de Massachussetts- y el arte. Fruto de esta pasión y su experiencia con nuevas tecnologías, Yturralde crea Figuras Imposibles en las que jugó con las percepciones y las perspectivas falsas. Un paso más en este proyecto, fueron las Estructuras Volantes, cometas geométricas en movimiento.

Tras un viaje a Japón en 1990, el artista retoma la pintura en la que continua plasmando sus obsesiones, el límite entre los espacios, el tiempo, la luz –Preludios– y todo ello sin olvidar la espiritualidad y la trascedencia, siempre como transfondo, como en la serie Eclipses o en Enzos, palabra japonesa que significa círculo. La influencia de la ciencia resulta evidente en todas su obras, en la que experimenta las conexiones entre la abstracción, la materialización y geometría de espacios y vacíos.

Ha sido Premio Ibizagràfic 72 y 76; Premio Europa Ancona; becado con Fullbright-hays para el Salzburg Seminar in American Studies entre otros muchos reconocimientos. La exposición está comisariada por Fernando Francés.

(Transfinito, Centro de Arte Contemporáneo de Málaga. Del 11 de diciembre de 2015 al 29 de febrero de 2016)