La canción Bye Bye American Pie del artista folk Don McLean da título a la muestra que acoge, hasta el 4 de junio, el MALBA de Buenos Aires. Una selección de 110 piezas de Jean-Michel Basquiat, Larry Clark, Nan Goldin, Jenny Holzer, Barbara Kruger, Cady Noland y Paul McCarthy; artistas más que representativos de la creación norteamericana de los últimos cuarenta años que epitomizan no sólo las propuestas que fueron más radicales y novedosas en su momento, sino las que mejor reflejaron el rechazo a la cultura etiquetada del sueño americano en pro de otras formas de expresión y comprensión del mundo. Todos los artistas en la muestra, por mucho que ahora estén consagrados y sean carne de museos y subastas, trascendieron con sus obras en un momento dado lo establecido y lo correcto y, por ello, en el peculiar camino de ida y vuelta que es el arte, ahora se les venera como pioneros y representantes de muchos de los modos de hacer y de los movimientos críticos y visuales que han surgido en el arte internacional último. La exposición la comisaría el nuevo encargado de arte internacional del museo, el canadiense Philip Larratt-Smith, y es una continuación de una muestra anterior Andy Warhol, Mr. America (2009-2010), también sobre la transformación cultural norteamericana en la que el desencanto de los 60 fue fragmentando y deconstruyendo una única sociedad unitaria de consumo y de masas en un panorama mucho más diverso, con espacio para la crítica, el desencanto y todo lo que aportaron al respecto las subculturas.