Parece que por mucho que la crisis atosigue a los presupuestos de los museos, el arte no está de capa caída y así lo demuestran, una vez más, las cifras de visitantes a los museos de la capital que baten récords. El denominado Triangulo del arte de Madrid formado por el Reina Sofía, el Thyssen, y el Prado (aunque el Caixaforum también puede visitarse dentro de esta ruta) han acogido a casi siete millones de visitantes. La mayor parte de este público ha acudido a la pinacoteca del Museo Nacional del Prado superando en más 200.000 los visitantes que acudieron según las cifras de anteriores años que alcanzaban los 2,7 millones. Esto se debe, sobre todo, a la buena acogida de muestras como El Hermitage en el Prado -que aún puede visitarse- y Goya que siempre tiene asegurada la devoción de los asistentes. El MNCARS, sin embargo, no se ha quedado atrás y sigue incrementando desde 2008 su número de visitas que en 2011 han llegado a los 2,7 millones gracias a algunas de las veinte exposiciones del pasado año donde destacan las de Yayoi Kusama, Lygia Pape, Elena Asins, Alighiero Boetti y Antoni Muntadas.
La cifra más llamativa la tiene, sin embargo, el Museo Thyseen con 1,07 millones de visitantes lo que significa que ha aumentado en más de un 30% la asistencia y, todo, gracias a la muestra de un artista español: Antonio López que superó los 300.000 visitantes así como las muestras de Gauguin y Van Gogh que siempre atraen a aquellos que no pueden ver sus obras en su hábitat original.