El próximo 13 de abril reabrirá sus puertas el Rijksmuseum de Ámsterdam tras diez años de obras para renovar y ampliar el museo. Será entonces cuando se pueda ver la primera obra abstracta que ha adquirido en toda su historia el museo, una pintura de Bart van der Leck, miembro del grupo De Stijl. Una composición sobria y geométrica que el museo ha adquirido en una subasta organizada por Christie´s por 217.000 euros. La pintura se expondrá junto a la silla de Gerrit Rietveld que el museo compró en 2010 por una cifra que se desconoce.