La instalación más ambiciosa de las obras realizadas por el artista Leandro Erlich se expone por primera en Estados Unidos, en el Neuberger Museum of Art desde el pasado 5 de febrero hasta el 30 de julio. gracias a que este artista conceptual argentino fue galardonado recientemente con el Premio Expositivo Roy R. Neuberger. El puerto de los reflejos es el título que recibe la obra y se trata de una modificación de una versión que ya había hecho en 2014 para el National Museum of Modern and Contemporary Art en Seúl y que tras esto viajó a Buenos Aires para mostrarse como El puerto de memorias en MUNTREF.

En esta muestra, comisariada por Patrice Giasson, Alex Gordon y Helaine Posner, Erlich llena la Theater Gallery del museo y lo convierte en un muelle nocturno con plataforma, rieles y “agua”, y añade botes de remo que flotan y se mecen a la vez que se reflejan en el agua. Pero el espectador que acuda a ver la exposición pronto descubrirá que en ella nada es lo que parece y que no hay ni agua ni reflejos bajo los botes, sino que son simples ilusiones creadas por los mismo elementos, únicamente están suspendidos en el aire a una distancia prudencial del suelo como para llegar a crear la ilusión óptica de ver reflejos. Su obra a menudo desafía el cómo y el dónde de las cosas a través del desplazamiento y las percepciones del propio público. El trabajo del argentino es conocido porque utiliza elementos ordinarios como escaleras o ascensores en obras que transporta al espectador a un mundo no real. Una de las comisarias, Giasson afirma: “Erlich nos pide tomar en consideración la cotidianidad y cuestionarla. Saca los botes del contexto esperado, sustrayendo la fuente de su existencia”.

(El puerto de los reflejos, Leandro Erlich en el Neuberger Museum of Art, Purchase, Nueva York. Desde el 5 de febrero hasta el 30 de julio de 2017)