El irlandés Bryan McCormack ha cubierto las escaleras eléctricas del Centre Georges Pompidou con preservativos de colores. En total, más de 80.000 unidades conforman la instalación que permanecerá en el Beaubourg hasta el 5 de diciembre y que hará más coloridas las fotos de los turistas. Cada uno de los pisos cuenta con una cubierta “plastificada” de un color diferente además de focos de colores para aumentar el efecto y pulsaciones que corresponden a personas de diferentes edades. Una unión neo-pop de elemntos relacionados con la vida y el sexo. Bajo el título “Los sonidos de mi vida, Preservación es vida”, la obra se inauguró el pasado 22 de noviembre con motivo de una gala para la recogida de fondos en favor de la investigación para la cura del SIDA.

El irlandés Bryan McCormack ha cubierto las escaleras eléctricas del Centre Georges Pompidou con preservativos de colores. En total, más de 80.000 unidades conforman la instalación que permanecerá en el Beaubourg hasta el 5 de diciembre y que hará más coloridas las fotos de los turistas. Cada uno de los pisos cuenta con una cubierta “plastificada” de un color diferente además de focos de colores para aumentar el efecto y pulsaciones que corresponden a personas de diferentes edades. Una unión neo-pop de elemntos relacionados con la vida y el sexo. Bajo el título “Los sonidos de mi vida, Preservación es vida”, la obra se inauguró el pasado 22 de noviembre con motivo de una gala para la recogida de fondos en favor de la investigación para la cura del SIDA.