La fotografía realizada por Andrés Serrano en 1987 Immersion (Piss Christ), ha sido destrozada por un grupo de cristianos radicales durante su exhibición en una muestra en torno a la colección de Yvon Lambert en Avignon. Esta fotografía muestra un crucifijo dentro de un vaso lleno de orina del artista y pretende servir como reflejo de los abusos cometidos por la religión. Creada en la época Reagan, esta obra era parte de una serie completa dedicada a la religión, un conjunto de trabajos en los que abundaban diversos fluidos corporales y que en otras ocasiones ya había sido objeto de polémicas, ataques y denuncias por parte de políticos, religosos, medios de comunicación, etc. Sin embargo ésta es la primera vez que se agrade el trabajo de Serrano en Francia y de hecho llevaba cuatro meses colgado sin que hubiese habido ningún incidente hasta que hace unos días el grupo Civitas, una secta que tiene como objetivo volver a cristianizar Francia, empezó a movilizar a través de Internet a otros grupos fundamentalistas para que la obra se quitara de la exposición. De hecho los organizadores tuvieron que proteger con plexiglas la obra para evitar que fuera dañada cuando un grupo de radicales fueron a Avignon con este propósito. A pesar de que entonces pudo protegerse la obra, el pasado domingo cuatro jóvenes sin identificar atacaron con martillos al personal del museo y agredieron esta fotografía y The Church un retrato, también de Serrano, del regazo de una monja. La exposición se mantiene abierta pero la eterna polémica entre arte y religión continúa.