Paul Strand (Nueva York, 1890-Orgeval, Francia, 1976) está considerado como uno los fotógrafos más importantes del siglo XX, y ahora podemos disfrutar de la más completa exposición dedicada a su figura en la Fundación MAPFRE (Madrid). La exposición realiza un recorrido cronológico por las seis décadas que abarcó la carrera del fotógrafo, desde 1910 a 1960, articulándose en tres grandes secciones (sus esfuerzos iniciales por establecer la fotografía como expresión artística independiente; sus prolongados retratos de personas y lugares; e incluso sus obras en libros impresos). Un total de 200 obras de importantes colecciones de museos y particulares se han reunido por vez primera; la muestra comienza con la primera película que realizó Strand, Manhatta, de 1921. La carrera de Strand se caracterizó por una marcada motivación social y compromiso político reflejados en su voluntad constante por retratar el conflicto humano.
La muestra se organiza en un recorrido con tres ejes centrales; Del pictorialismo a la modernidad, con sus primeras obras de la década de los 10, donde domina el estilo pictorialista. Se muestra también su evolución a temas nuevos como el paisaje urbano o la abstracción. Del círculo de Stieglitz al retrato de la comunidad, desde imágenes donde las piezas mecánicas son protagonistas a lugares como Maine, Nueva York, Nuevo México o Canadá, y donde su compromiso de izquierdas se marca aún más. Finalmente, Semblanza de la historia y la modernidad, a partir de 1940, presenta una preponderancia del libro como forma preferida de Strand, así como sus viajes a Nueva Inglaterra, Luzzara, Ghana, y su residencia en Orgeval, a las afueras de París. Peter Barberie, comisario de la muestra, hace aquí un recorrido amplio por el trabajo del fotógrafo estadounidense, descubriendo la amplia capacidad estética de sus imágenes. (Paul Strand, Fundación MAPFRE, Madrid. Del 3 de junio al 23 de agosto de 2015).


Imagen: Paul Strand. Wall Street, Nueva York, 1915.