El pasado lunes 21 de mayo, se reunieron en la cuarta planta del edificio Sabatini del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia, numerosos artistas, galeristas, coleccionistas y periodistas para presenciar la inauguración de la ampliación y reorganización de la Colección II ¿La guerra ha terminado? Arte en un mundo dividido (1945-1968). Durante el recorrido por las salas, el director del Museo Manuel Borja-Villel, junto a los artistas Eduardo Arroyo, Darío Villalba, Luis Gordillo y Ramón Masats, defendió la recuperación de obras que no siguen la línea canónica que ha establecido la historia del arte. Bajo este planteamiento, en la renovación de la exposición permanente, se ha destinado una sala a la figuración narrativa francesa, con trabajos como la célebre Vivir y dejar morir o el fin trágico de Marcel Duchamp (1966) de Eduardo Arroyo, Gilles Aillaud y Antonio Recalcati, que se vincula a obras españolas del Equipo crónica. Entre las novedades de esta nueva presentación de los fondos del museo, destaca el importante depósito de la obra de Val del Omar. Bajo el título La mecánica mística del cine, se exponen algunos de sus trabajos realizados entre 1942 y 1982, así como una recreación de su estudio, repleto de todo tipo de cámaras, lentes y aparatos que ya pudo verse en la magnífica exposición que se le dedicó hace unos meses. Horacio Fernández se ha ocupado de la inclusión de trabajos de fotógrafos españoles de las décadas de los 50 y 60, que se presentan creando vínculos con obras en otros soportes como sucede en la sala dedicada al realismo poético de Antonio López y Carmen Laffón. Se muestran imágenes que reflejan un enfoque cercano a lo cotidiano, como la serie Neutral Corner de Ramón Masats, o las fotografías de Gabriel Cualladó, Virxilio Vieitez, Francisco Ontañón y Francisco Gómez. El interés por el cuerpo humano se centra en las obras de Francis Bacon, Philip Guston, Darío Villalba o Kitaj, con su característica figuración torturada. En este recorrido por las transformaciones artísticas en la posguerra, sobresalen las obras de los Nouveau Realistes, ese grupo que se articuló en torno a Pierre Restany: Yves Klein, Martial Raysse, Arman, Raymond Hains o Jean Tinguely, del que se muestra una pieza en colaboración con Larry Rivers. Con esta ampliación y reordenación, se logra un enriquecimiento en la comprensión de las distintas vertientes del realismo, aunque ahora sería mejor empezar a hablar ya de realismos.

Imagen: Wolf Vostell. 6 TV Dé-Collage, 1963. Colección MNCARS, Madrid, 2012.