Es uno de los artistas de los sesenta más internacionales, polifacético, poeta, artista visual, cineasta, fotógrafo y un precedente de las reflexiones que se centraban en la relación entre la obra de arte, el museo y el público. Ese era Marcel Broodthaers (Bruselas, 1924 – Colonia, 1976), y que retoma en el centro de París el reabierto centro Monnaie de Paris, la antigua casa de la moneda. Su prolífica obra, que produjo un gran número de piezas en tan sólo diez años, muestra las influencias de otros artistas como Mallarmé, Magritte, Courbet, Ingres o Corot. En 1942 deja los estudios de Química y se mete de lleno en la poesía y la creación visual, donde se convierte en uno de los máximos representantes del arte conceptual. Su trabajo juega en la relación entre el original y la copia, la ficción y la realidad, la obra en sí misma y su representación. Las piezas que se presentan ahora en París reflejan toda su evolución, donde no están exento tampoco su compromiso político; la muestra ahonda en el contexto revolucionario de 1968, donde Broodthaers fue un actor principal, participando en la ocupación de la sala de mármol del Palacio de Bellas Artes de Bruselas.

No falta en esta exposición uno de sus proyectos más celebrados, su Musée d’Art Moderne – Département des Aigles, que da título a la muestra. Se trata de una obra a base de tarjetas postales y cajas en la que intenta transformar la idea de museo como un centro sin exposiciones temporales y sin colección; él mismo la creó en su casa, con la idea de hacer un museo itinerante. La exposición podrá verse hasta el mes de julio. (Marcel Broodthaers, Musée d’Art Moderne – Département des Aigles, Monnaie de Paris. Del 18 de abril al 5 de julio de 2015)


Imagen: Imagen de archivo de Marcel Broodthaers.