Margarita Aguilar ha demandado al Museo del Barrio de Nueva York tras dimitir de su cargo en la dirección. La ahora exdirectora ha interpuesto una demanda por discriminación de género y un ambiente hostil de trabajo. Entre otras cosas ha querido destacar los comentarios sexistas y humillantes sobre su persona por parte de uno de los miembros del comité ejecutivo, así como los obstáculos que le impusieron para no reunirse con posibles patrocinadores que ayudaran a financiar el museo e impedir así los recortes de personal y la reducción en los horarios del museo. Por el momento el Museo del Barrio no ha realizado declaraciones pero todo parece indicar que la polémica está servida.