La Tate Modern presenta The EY exhibition: The World Goes Pop una amplia muestra que aborda la historia del arte pop más allá del contexto habitual, el anglosajón. Esta exposición se centra en artistas de continentes como Asia, Europa, América Latina y Medio Oriente, y cómo estos han contribuido a repensar el movimiento y sus formas. Alrededor de 160 trabajos de los 60 y 70 se muestran en conjunto, incluyendo muchas piezas nunca antes expuestas en Reino Unido.

El pop es considerado generalmente como un fenómeno anglo-americano, como un reflejo evidente pero crítico con la cultura comercial moderna, y asociada a artistas como Andy Warhol y Roy Lichtenstein. The World Goes Pop revela las historias alternativas del Pop, con figuras claves que han sido ignoradas por la historia del pop oficial. Esta muestra incluye obras del austríaco Kiki Kogelnik, como su escultura Bombs in Love de 1962; de la brasileña Anna María Maiolino, con piezas escultóricas a modo de órganos digestivos como Glu, Glu, Glu, de 1996; o la argentina Delia Cancela, entre otras. La presencia española incluye figuras tan destacadas como Rafael Canogar, Equipo Crónica, Mari Chordá, Ángela García, Isabel Oliver o Eulalia Grau, entre otros.

Una exposición para releer la historia del arte pop desde un punto de vista distinto, asociado a los contextos locales de cada país pero sin perder un ápice de calidad y con evidentes influencias de los más reconocidos como Warhol o Lichtenstein.

(The EY exhibition: The World Goes Pop, Tate Modern, Londres. Del 17 de septiembre de 2015 al 24 de enero de 2016).

 

Equipo Crónica. El realismo socialista y el Pop Art en el campo de batalla, 1969

Equipo Crónica. El realismo socialista y el Pop Art en el campo de batalla, 1969

Joan Rabascall. Atomic Kiss, 1968

Joan Rabascall. Atomic Kiss, 1968

Evelyne Axell. Valentine, 1966

Evelyne Axell. Valentine, 1966

Ushio Shinohara. Doll Festival, 1966

Ushio Shinohara. Doll Festival, 1966