En el marco de PHotoEspaña 2017, la Galería Fernando Pradilla inauguró el pasado 15 de junio la exposición de Ximo Berenguer bajo el título A chupar del bote. La muestra, comisariada por Mira Bernabeu y colaboración con espaivisor, supone la primera vez que esta galería acoge un proyecto de archivo fotográfico de Ximo Berenguer. En la exposición se ha realizado una selección del trabajo realizado por Berenguer en el music hall de mediados de los 70, El Molino. Cuando él tomó las fotografías en El Molino la obra que se representaba era A chupar del bote y de ahí el título de la muestra, que funcionaba como una alusión satírica a la corrupción política, social y cultura que en aquellos años se vivía en España, y que de igual manera se puede extrapolar a la actual.

Ximo Berenguer comenzó en la fotografía durante su adolescencia, cuando utilizaba la Kodak Retirna de su padre. Pronto se presentó a concurso en el Foto Club Valencia hasta que en 1968 se mudó a Barcelona para estudiar en el Institut d’Estudis Fotografics. Cinco años después entró a trabajar en el estudio de Leopoldo Pomés y entra en contacto con Josep Mª Cassademont, que visualizaba el trabajo de Berenguer, con el equipo de El Rollo Enmascarado y otros grupos de las escena underground de la ciudad condal. Y fue en 1975 donde comenzó a trabajar en el ya citado El Molino. Tras su muerte, en 1978 en un accidente de tráfico, se recuperó su producción fotográfica hasta recaudar un total de 15.000 negativos. Ahora parte de ese trabajo puede verse en la galería madrileña hasta el 15 de julio.

(A chupar del bote, Ximo Berenguer en Galería Fernando Pradilla, Madrid. Desde el 15 de junio hasta el 15 de julio de 2017)