El Moderna Museet de Estocolmo inició el pasado febero el ciclo expositivo Another Story en el que la fotografía era la protagonista absoluta. Por un lado el museo quería marcar con esta iniciativa una nueva etapa que coincidía con la incorporación de los nuevos directores Daniel Birnbaum y Ann-Sofi Noring, así como celebrar la cuantiosa donación de fondos fotográficos que recibió de distintas instituciones y coleccionistas. Pero también, por otro lado, el Moderna pretendía distinguirse de otros centros (como ya hizo anteriormente cuando decidió igualar los fondos con obras de artistas mujeres) y demostrar su grado de especialización a la hora de exhibir su colección. De este modo fueron primero Cindy Sherman, Annika von Hausswolff y Andreas Gursky; seguidas de Diane Arbus, Irving Penn y Christer Strömholm y ahora, y hasta que termine esta revisión fotográfica de los fondos en febrero de 2012, se puede ver en un acercamiento a los inicios de este arte los trabajos de Henry B. Goodwin, Julia Margaret Cameron o Eadweard Muybridge entre otros pioneros de la fotografía desde 1840 a 1930. De este modo el Moderna sigue apostando por la fotografía, por la especialización y por la revisión histórica y conceptual de sus fondos y de la historia del arte.