En el laberinto es una exposición monográfica y retrospectiva dedicada a la artista catalatana Àngels Ribé. Con una cronología que se inicia en 1969, fecha en que la artista se traslada a París, y que prosigue hasta 1984; el Museu d’Art Contemporani de Barcelona presenta más de setenta trabajos que en su mayoría son inéditos o no se han visto en España desde hace más de treinta años. Una exposición que rinde justicia poética a una creadora cuyo hacer es fundamental para entender una parte de las prácticas de renovación artística de los 70 no sólo dentro del núcleo catalán -en el que hasta ahora había sido ignorada-, sino en el extranjero donde paradójicamente más se conocía su obra y se exponía con nombres que sí que se recuerdan en todas las historias del arte como Vito Acconci, Gordon Matta-Clark, Hanna Wilke, Martha Wilson, Lawrence Weiner, Laurie Anderson o Krzysztof Wodiczko entre otros. La muestra se inicia con la pieza Labertinto presentada en 1969 en Verderonne, una escultura al aire libre que ocupaba el espacio e invitaba al público a adentrarse en ella, generando un tipo de práctica colaborativa muy del estilo que por aquel entonces se empezaba a desarrollar. El espacio y su invasión es un elemento recurrente en la obra de esta artista así como su propio cuerpo, su elemento más a mano, con el que experimienta y al que recurre en diversas acciones y perfomances como Two Main Subjective Points on an Objective Trajectory de 1975, registro fotográfico del camino de ida y vuelta realizado por la artista a través del puente Williamsburg de Nueva York. Dibujos, fotografías, documentación de performances, vídeos, esculturas y ya en los 80 pinturas, que componen un corpues que demuestra la actualidad y vigencia de un trabajo desconocido en nuestras fronteras a pesar de ser absolutamente sintomático del momento y de correr en paralelo con el arte de la época. Una exposición imprescindible para obtener una mirada más completa del panoráma artístico de los 70 en nuestro país, fragmentado por el olvido hegemónico y poco a poco recuperado mediante investigaciones y muestras como la que puede verse en Barcelona hasta el 23 de octubre.