El fallo de la quinta edición del Premio Internacional Joan Miró se daba a conocer este martes, siendo el elegido Ignasi Aballí (Barcelona, 1958). El galardón, uno de los más prestigiosos en el panorama nacional, premia la libertad creativa del artista, así como todo los aspectos novedosos de su trabajo. Sus obras, que se mueven entre lo pictórico y sus límites, tienen una importante carga crítica, capaz de leerse entre líneas con una poética en lo visual. Las dos instituciones implicadas en otorgar el premio, Obra Social La Caixa y Fundació Joan Miró, conceden una dotación de 70.000 euros y la producción de una exposición monográfica en 2016 en el centro. Aballí ha expuesto en grandes centros como el Museo Reina Sofía, MACBA o en Serralves, en Portugal. El premio, que se concede cada dos años, ha seleccionados a otros artistas de reconocido prestigio como Olafur Eliasson en 2007, Pipilotti Rist en 2009, Mona Hatoum en 2011, y Roni Horn en 2013.