El Grand Palais, edificio decimonónico prototipo de la arquitectura Beaux-Arts, ha sido invadido por un enorme monstruo rojo, Leviathan; una propuesta tortuosa y feroz que devora al espectador que se adentra en ella con sus galerías rojizas, cóncavas y laberínticas. Una obra del artista Anish Kapoor encargado de llevar a cabo la instalación que cada año desarrolla un creador para MONUMENTA en la nave del Grand Palais. Kapoor se inspiró en el monstruo bíblico por su fuerza, su capacidad para desatar pasiones y por las connotaciones políticas que adquirió tras la publicación, en el siglo XVII, de la obra Leviatán de Thomas Hobbes y es que Leviatán permite al artista desarrollar la idea del miedo, de la imaginación desaforada y de rebasar un espacio totalmente racional e iluminado, como la nave del Gran Palais, con la sinrazón del color rojo, la organicidad, la pasión religiosa y el pánico colectivo al apocalipsis. Leviathan permanecerá instalado en París hasta el 23 de junio.