El inesperado despido del conservador jefe del LA MOCA, Paul Schimmel, ha causado gran revuelo entre la comunidad artística de Los Ángeles. Las reacciones desde que saltó a los medios la noticia de su inminente despido no se han hecho esperar y afamados artistas como John Baldessari, Catherine Opie y Barbara Kruger han dimitido y han abandonado sus puestos en el Patronato del Museo.
Opie y Kruger lo han hecho con una carta dirigida al director Jeffrey Deitch en la que expresan su pesar por el hecho de que en los museos actuales prime el mercantilismo frente a la calidad artística. Cabe recordar para entender la decepción de estas artistas respecto al centro que, hace unos meses, la propia Barbara Kruger decidía vender algunas de sus obras para recaudar fondos para el centro. En la carta de dimisión las artistas pedían transparencia en las prácticas del MOCA y que se volviera al buen hacer que caracterizaba al museo y que le convirtió en el centro de referencia que hasta ahora era.
Un día después de que Kruger y Opie hicieran pública su renuncia, el artista Ed Ruscha también se ha sumado a esta acción protesta expontánea y ha abandonado el patronato en lo que parece que va a convertirse en una larga lista de dimisiones.

Imagen: Barbara Kruger. No, serie We will no longer be seen and not heard, detalle, 1985. Cortesía de la artista y Skarstedt Gallery, Nueva York.