Víctor García de la Concha, director del Instituto Cervantes ha explicado en que se traducirá el 37% menos de presupuesto con el que contarán en 2013. Las primeras medidas que se tomarán son la venta de inmuebles, los recortes en personal, un parón en las inversiones y en la rehabilitación de edificios. Las medidas más duras que tienen que tomar conllevan el cierre de diferentes sedes como la de Brasil -cerrándose los centros de Recife y Curitiba- lo que supone un duro golpe dado que gracias a la labor de centros como estos se logró que el castellano se convirtiera en una de las asignaturas incluidas en la enseñanaza obligatoria de Brasil. El Cervantes cerrará también su sede en Damasco, en este caso por la guerra que se vive en el país y, por último, se está barajando el cierre del Cervantes en Sofía. Como medidas de crecimiento y ahorro se pretende compartir la sede con otros organismos internacionales como el British Council, el Goethe Institute y con universidades ya que, como García de la Concha ha declarado, a pesar de todos los recortes la cultura no debe paralizarse.