A priori la elección de un nuevo Papa no tiene mucho que ver con el arte contemporáneo sin embargo Jorge Bergoglio -ahora el Papa Francisco- demostró su posicionamiento hacia el arte reciente cuando en 2004 inició una dura campaña en contra de la muestra Infiernos e idolatrías del reconocido artista argentino León Ferrari. Una exposición que incluía los míticos objetos de Ferrari realizados con imágenes de Cristo que, como era de esperar, no gustaron nada al nuevo Papa ni a sus fieles seguidores.

No obstante Bergoglio no sólo manifestó su desacuerdo -“Es una blasfemia que avergüenza a nuestra ciudad”- sino que convocó “una jornada de ayuno y oración” para que “el Señor perdone nuestros pecados y los de la ciudad”. La exposición terminó siendo censurada después de que un grupo de atacantes destrozaran algunas obras.

León Ferrari expresó por aquel entonces su agradecimiento a Bergoglio ya que acto después recibió el León de oro en Venecia y el MoMA le organizó una muestra algo que, según cree el artista, no habría sucedido sin tanta publicidad.

Imagen: Objeto de León Ferrari.