Durante los próximos meses la obra más popular del MNCARS, el Guernica de Picasso, se verá sometida a un riguroso y exhaustivo examen que está siendo realizado por un novedoso robot cartesiano. Un innovador dispositivo que se controla por ordenador y que incorpora sensores, escaneado 3D e infrarrojos con los que se irá registrando y escaneando la obra, milímetro a milímetro, para que quede digitalizada y documentada por completo y a altísima resolución. Este robot cartesiano es el primero que se construye con unas dimensiones tan grandes (nueve metros de alto por tres de ancho) y es que era necesario que pudiese abarcar la obra con facilidad, sin tocarla y sin tener que moverla de sitio dado que, desplazarla, sería un riesgo que el Museo ya ha declarado que no está dispuesto a asumir. El proyecto se ha titulado Viaje al interior del Guernica y se lleva gestando desde 2009 cuando se empezó a dilucidar cómo construir un mecanismo que cubriera las necesidades requeridas para llevar a cabo el estudio. La fase en la que se encuentra ahora este viaje es la de escaneo y registro de la obra y durará aproximadamente hasta junio. Entonces se pasará a divulgar las imágenes obtenidas en diferentes soportes lo que facilitará el estudio y la comprensión de la obra. Además las imágenes que se obtengan, con este proceso, se podrán utilizar para valorar el estado de la pintura y si es necesario o no llevar a cabo una restauración. Cuando se termine con el Guernica el museo aprovechará el robot para otras obras de la colección.