Las tres vertientes etimológicas y/o conceptuales de la palabra “grotesco” se analizan a través de cientos de obras en la nueva exposición del Museo Picasso Málaga El factor grotesco. Francis Bacon, Louise Bourgeois, Otto Dix, Max Ernst, Paul Klee, René Magritte, Man Ray, Franz Xaver Messerschmidt, Juan Muñoz, Meret Oppenheim, Pablo Picasso, Richard Prince, Thomas Schütte, Cindy Sherman, Leonardo da Vinci, Bill Viola o Franz West entre otros son los artistas con los que la muestra ilustra la versatilidad de lo grotesco ya sea como ornamentación fantasiosa (la primera de sus acepciones tras el encuentro en unas grutas en el siglo XV de las decoraciones de la romana Domus Àurea); como idea carente de sentido o como caricatura o aspecto cómico y soez, última etimología del término -la más diabólica de todas- en la que indudablemente pensaba Baudelaire al escribir De la esencia de la risa y generalmente de lo cómico en las artes plásticas. Tres vertientes de una misma palabra que se relacionan y se fusionan con el tiempo materializándose en trabajos que van desde lo inquietante y lo espeluzanante, hasta lo cínico, lo morboso y lo absurdo con el cine mudo como epítome que incorpora el humor asociado a este términos en films, presentes en la muestra, de creadores como Buster Keaton o Georges Méliès.

Una exposició sugerente y exhaustiva que cuenta con una diversidad de medios, documentos y propuestas tan interesantes como la palabra que motiva y aglutina la muestra. Hasta el 10 de febrero.

Imagen: Roy Lichtenstein. Cabeza con golpe de brocha II, 1987. Cortesía The Roy Lichenstein State.