El colectivo artístico y político Voina, conocido en Rusia por sus polémicas acciones como abalanzarse contra los vigilantes del metro para besarles, pasear con un falo enorme por toda la ciudad o lanzar gatos a los trabajadores de McDonalds; ahora ha anuciado que destruirá un total de 100.000 dólares en propiedades del estado. Esta amenazadora cifra es una venganza, una multa que el grupo impone al estado ruso por haberles hecho pagar 10.000 dólares, pagados por el artista anónimo Banksy, para liberar a Oleg Vorotnikov, uno de los miembros del grupo encarcelado sin motivos aparentes. La injusticia que supuso su encarcelamiento y el pago de la correspondiente fianza ha llevado al colectivo a tomar esta medida que, seguro, traerá consecuencias.