El CDAN de Huesca podría no continuar con su programación expositiva debido a los recortes del 70% de presupuesto a los que este año se enfrenta el centro. En la reunión de la Comisión Ejecutiva de la Fundación Beulas, celebrada la semana pasada, el panorama parece ser desalentador dado que el representante del Gobierno de Aragón ha reiterado la intención de proseguir con los recortes previstos incluso cuando eso suponga, como enfatizó que sucedería Teresa Luesma directora del CDAN, dejar sin actividad al centro y provocar con ellos su clausura. El Gobierno de Aragón insiste en que las actividades en torno al legado y la colección Beulas deben ser los protagonistas de la programación del CDAN pero el equipo del museo insiste en que la colección ya ha sido interpretada, exhibida, contextualizada y que no se puede mantener un centro vivo si no se piensa y no se puede hacer nada en él. La situación del CDAN es extremadamente delicada y es que no hay partidas suficientes ni para la realización de actividades ni de exposiciones pero, ni tan siquiera, para poder pagar los sueldos del personal que, incluso en situaciones normales, ya es de por sí escaso. Teniendo en cuenta que la arquitectura que acoge este centro es un espectacular edificio de Moneo en el que se invirtieron varios millones de euros y que el esfuerzo del equipo que regenta el centro ha sido impagable, parece un sinsentido dejarlo morir de esta manera y es que el CDAN podría no celebrar su quinto aniversario si el Gobierno de Aragón, del que depende casi en su totalidad, no varía su postura.