Rosa Olivares

En una situación de peor imposible, ahora el Ayuntamiento de Madrid cierra la Galería Oliva Arauna por incumplir algún requisito que, seguramente no cumplen ni el 80% de los establecimientos que existen en Madrid. Y para qué hablar de toda la autoconstrucción que hay en las azoteas de los edificios del Retiro, barrio de Salamanca, etc. Madrid ha sido, es y seguramente será, una ciudad sin ley en lo que se refiere a las ordenanzas urbanísticas, antes con una propinilla (la traducción de mordida mexicana que tanto nos escandaliza) arreglabas las cosas con el municipal de turno, al parecer Florentino Pérez, el dueño del Real Madrid, ha solucionado sus ilegalidades a niveles municipales más altos posiblemente con algo más que “unos durillos”. Sin embargo, una de las galerías más bellas de la ciudad, un modelo de espacio dedicado a al arte actual (y no entro en contenidos, sólo en espacio arquitectónico) no se permite… Este gobierno, tanto el central como el autonómico y el municipal se han propuesto avergonzarnos y desanimarnos. En esa línea se encuadra la exposición en Casa de Vacas del Retiro de la obra pictórica de… ¡¡ Carla Duval¡¡ Sí, además de vedette de tercera y hermana de Norma también pintaba, y el Ayuntamiento le dedica una exposición y publicidad por todo Madrid, olvidándose de que no es suficiente con morirse, hay que tener algún interés artístico. Mientras tanto cierra galerías y no da oportunidad a ningún respiro cultural. ¡Vaya futuro tenemos! A continuación la nota de Oliva Arauna enviada a los medios: “Ayer día 19 de septiembre, el Ayuntamiento de Madrid ha cerrado mi galería de arte -Oliva Arauna- interrumpiendo así 27 años de labor emprendedora que ni las crisis económicas ni las adversidades del sector de la cultura habían conseguido nunca truncar. La orden municipal deriva de disconformidades sobre una remoción de la fachada realizada hace ya ocho años, cuando inauguré esta nueva sede.

(No existen ni planos originales ni fotografías de la época en el Archivo de la Villa)
En una situación de destrucción masiva de empleo y de inmenso déficit público, me resulta increíble que sea el Ayuntamiento el que fuerce el cierre de una galería de arte que da trabajo y paga sus impuestos. Esto también tiene una gran repercusión para los artistas con los que colaboro.”

Imagen: Retrato de Oliva Arauna en su galería recientemente clausurada.