La galería Trinta de Santiago de Compostela se ha postulado por el arte sonoro en su nueva exposición, una apuesta valiente, pues no suelen verse exposiciones de arte sonoro normalmente. Esta vez, el artista elegido a sido el catalán Vicens Vacca. Puede que este artista sea uno de los grandes secretos del arte español, y uno de los más grandes en cuanto a arte sonoro se refiere, con más de tres décadas de trabajo. Su obra se aproxima al sonido como elemento comunicativo, otorgando especial importancia a la realidad y a la experiencia sonora cotidiana. Ha expuesto en el MACBA, en la Fundació La Caixa o en el Reina Sofía entre otros, ahora la galería Trinta apuesta por una exposición suya, porque el arte no sólo se ve, también se escucha.

Nacido en los años 50, Vacca comenzó su relación con el arte durante la década de los 80, trabajando distintos aspectos del arte conceptual, centrándose en el sonido. En palabras de la comisaria Rosa Queralt, Vacca es un francotirador, un estimulante al funcionar como claros contramodelos de la situación reinante, de imagen negativa de lo que es un positivo aumido por la mayoría. Lola Donaire, también comisaria, habla de la construcción de la obra del artista como la interacción, nunca definitivas ni orgánicas, encerradas en su propio universo, y menos cuando el artista se sirve del azar y del error. Sus trabajos se mueven posiblemente entre la eficacia y el fracaso. Puede que el artista lo critique todo, pero fundamentalmente se ríe de todo y de sí mismo, lo último que pierde es el sentido del humor y será negro humor, pero nunca una broma.

(Vacca, en Galería Trinta, Santiago de Compostela, España. Del 16 de septiembre al 23 de septiembre)